AfterShokz Titanium

Hoy recibíamos la newsletter de la disponibilidad de los auriculares deportivos Aftershokz Titanium, el modelo más económico de toda la gama.
Yo no soy muy friki de escuchar música o audios mientras corro, pero  si suelo hacerlo en el rodillo o mientras hago alguna caminata. Aftershokz, no utiliza altavoces, utiliza la conducción ósea como sistema de transmisión del sonido, «vibra» en los pomulos. Por lo tanto permite tener libres los oídos y escuchar lo que te rodea, y usarlos por ejemplo en tus salidas de bici, cosa que no podríamos hacer con unos auriculares normales. El año pasado vimos en Sevilla un casco de bicicleta con un sistema de conducción osea bastante similar. Muchos de mis conocidos piensan igual que yo que cuantas menos distracciones en la carretera mejor, y aunque el casco funcionaba, y oías el sonido ambiente, nos hubiera gustado poder probarlo en una ruta.

 

AftherShokz  funciona de una manera similar, a  diferencia de los auriculares tradicionales que utilizan altavoces para transmitir sonido, AfterShokz utiliza tecnología de conducción ósea patentada. Los transductores envían minivibraciones a través de los pómulos y emiten sonido directamente al oído interno, sin pasar por el tímpano. Las vibraciones se notan en los primeros usos y a «volúmenes» muy elevados, por lo demás no parece que se noten vibraciones después de los primeros usos.

Al ponerte Afther Shokz, si que se nota que es un gadget que una vez colocado no se mueve, el marco de titanio hace que se fije perfectamente en los pómulos, y detrás del cuello.

Usa  Bluetooth 4.1  para comunicarse con el teléfono, y lóegicamente te permite antender llamadas de teléfono. Si comparamos con otros auriculares inalámbricos la duración de la batería es un poco más corta , solo 6 horas, que para los usuarios más despistados puede ser un problema.

Este modelo no se puede usar en la piscina, pero el XTRAINERZ , si que se pueden usar nadando como los auriculares Finis 

También te podría gustar...